Livin' La Vida Aurea

18 noviembre 2013

Del Vegetarianismo Pt. II

*Desafortuadamente dejé el vegetariasmo por falta de fuerza de voluntad, pero hoy sigue una dieta 70% vegetariana*




Mucha gente dice "ay, es que me a mi me gusta mucho la carne-azúcar-harina, si nada más como poquito, no es para tanto". Qué creen? Hay mucha gente a la que le gusta las drogas y eso no las hace menos dañinas para su cuerpo. 

Eso de que todos somos diferentes se aplica a todo, es verdad. No todos podemos alimentarnos de lo mismo y sentirnos igual. Hay de esos flacos con hoyos en los pies, que por más que comen nunca engordan, por ejemplo mi hermano. Existen personas con problemas de tiroides que ni plátanos pueden comer porque engordan. Existen intolerantes a la láctosa, al gluten y a un sin fin de cosas. Tenemos que encontrar nuestra propia dieta, adecuada a nuestro estilo de vida, estómagos, ingesta de medicamentos, actividades físicas, reacciones químicas etc etc etc. No tengan miedo de diferenciar su dieta a la de su familia o pareja. Es por su propio bien y el bienestar de su cuerpo y salud. El que comas algo que le esta haciendo daño a tu cuerpo puede llegar a ser mortal. 

Al comer carne estamos llenado el cuerpo de hormonas que no necesita, nunca ha necesitado ni necesitará. La proteína la podemos encontrar en un sin fin de productos vegetales, en especial en aquellos que contienen lisina (el aminoácido preferido de Sheldon Cooper). Por ejemplo en los berros, frijoles, los espárragos, espinacas, lentejas, amaranto, quinoa, soya entre otros más.

No es fácil dejar de comer carne ya que el cuerpo tiene una adicción. Pero solo es psicológica. El cuerpo humano es maravilloso y se adapta fácilmente a las circunstancias, si no los seres humanos ya estaríamos extintos hace mucho tiempo. Si van a cambiar de una dieta omnívora a una vegetariana ustedes haganlo así como sin nada. No vayan a los restaurantes y anuncien que son vegetariano, simplemente lean el menú, con anticipo si lo encuentran en la web, y eligen el platillo que mejor se acomodé a su dieta. No elijan restaurantes en los que OBVIAMENTE no se va a encontrar una opción vegetariana porque van a terminar comiendo pan. Si se van a sentar a comer con omnívoros no LOS CRITIQUEN, sea cual sea la razón por la que ustedes decidieron convertirse en vegetarianos, si por el bien de su cuerpo o el derecho de los animales o del medio ambiente. 

Yo todavía salivó cuando pienso en un entrecote medio sangriento, con una orden de papas a la francesa y salsa bernaise, pero sé que me voy a sentir mal si me lo como. Llevo 6 meses desde que me volví vegetariana y he tenido uno que otro resbalón. Y los he pagado. El peor fue cuando mi novio me llevó a cenar a celebrar mi cumpleños y en vez de pedir pescado, que aun como, se me ocurrió, por ser mi cumpleaños, pedir la lengua de ternera con tuétano (escribiendo esto se me hizo agua la boca). En cuanto llegue a la casa, directo a cantar Oaxaca. No es fácil. Yo era fan del tocino. Con huevo, en sandwich con salchicha, con los hotcakes, en la pizza... Pfff... Ahora ya no aguanto el olor. Se me revuelve el estomago horrible. Lo mismo con el pollo en todas sus presentaciones. 

La prueba de fuego aun esta por venir cuando vaya a México. Mi mami me pregunta "y qué vas a comer si vienes para acá?". Aún hay muchísimas opciones de comida mexicana que puedo comer como enchiladas con flor de jamaica, huitlacoche, flor de calabaza, sopitas varias, hongos con epazote, nopales, frijoles, tomate verde, pozole sin carne!!! O sea... Solo no me vayan a dejar sola afuera de una taqueria con 100 pesos en la mano porque no respondo. 

Extraño la pizza hawaiiana, los tacos al pastor, las chuletas, la barbacoa, el julskinka, el menudo, el suadero y asociados pero definitivamente no extraño los kilos de más, ni la hinchazón, ni los ataques de asma, ni lo mareos, ni los vómitos, ni las diarreas, ni el cansancio etc, etc, etc. 

Ahora mientras estoy en tratamiento no puedo cambiar mi dieta drásticamente pero en cuanto lo termine dejaré definitivamente los lácteos, para evitarme cáncer en un futuro.

Comamos para vivir y no vivamos para comer. 

Aurea.

2 comentarios:

Lily Eriksen dijo...

El güero era vegetariano cuando vino a México y yo pensaba (qué jodidos va a comer?) no porque no hubiera opciones, sino porque yo no soy rica y porque no sabía si su organismo iba a aguantar la comida de aquí. Y no nos fue tan mal, hasta en las taquerías, recuerdo que en el DF pedimos alambre vegetariano y estaba delicioso, así que también puedes ir a las taquerías y sobrevivir :P

Cómo sigues de tu pierna?

Mariana B. dijo...

Uffff!!!! De sólo recordar tu lunch, esos sandwiches de salchicha con tocino salivé como perro jajaja